Un nuevo mapa elaborado por el ICTA-UAB muestra los éxitos, problemas y grandes desafíos del proceso de transición a una sociedad...

La resistencia contra la extracción masiva de carbón en Australia y el creciente movimiento que aboga por una "transición justa" a una sociedad libre de combustibles fósiles ha tenido cierto éxito pero se enfrenta a grandes desafíos.

La investigadora del ICTA-UAB Victoria Reyes-García recibe un ERC Consolidator Grant

La investigadora ICREA en el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA-UAB) Victoria Reyes- García ha recibido una ayuda consolidator Grant del Consejo Europeo de Investigación (ERC) para desarrollar un proyecto que quiere aportar información del conocimiento local a la investigación del cambio climático.

La Fundación Bancaria ”la Caixa”, el ICTA-UAB y el CREAF presentan el estudio pionero Bosques sanos para una sociedad saludable

• Àngel Font, director corporativo de Investigación y Estrategia de la Fundación Bancaria ”la Caixa”; Martí Boada, profesor e investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB).

El mapa “Blockadia” del ICTA-UAB recoge los movimientos mundiales contra los combustibles fósiles

Un nuevo mapa interactivo elaborado por investigadores del Instituto de Ciència i Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) muestra el impacto mundial de las acciones de resistencia directa que llevan a cabo las personas que se enfrentan físicamente a los proyectos de extracción de combustibles fósiles.

El ICTA-UAB participa en el encuentro 100xCiencia.2 en Alicante

El congreso, que en esta edición estaba dedicado a la transferencia de conocimiento y tecnología, reunió representantes de 40 centros y unidades de investigación “Severo Ochoa” y “María de Maeztu”.

Nace la Alianza de centros y unidades de excelencia Severo Ochoa y María de Maeztu

La Secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, ha presidido la primera reunión de la nueva Alianza de Excelencia Severo Ochoa y María de Maeztu.

La gentrificación verde puede limitar el efecto favorable que las zonas verdes tienen en la salud

Una investigación del ICTA-UAB y el IMIM sugiere que los vecinos de las clases sociales más desfavorecidas no se benefician por igual de los efectos que la creación de zonas verdes tiene en para la salud.

La contaminación petrolera del Amazonas está modificando la composición química del agua

Un estudio científico del ICTA-UAB y el ISS-EUR cuantifica el impacto ambiental de los vertidos procedentes de la extracción petrolera en ríos de las cabeceras del Amazonas.

Investigadores del ICTA-UAB alertan que las plantaciones de palma aceitera provocan la infertilidad de los suelos tropicales

Las plantaciones de palma africana de aceite están substituyendo en un 40% los bosques tropicales y en un 32% los pastos naturales y de cultivo de grano básico, según un estudio realizado por investigadores del ICTA-UAB en Guatemala.

Científicos del ICTA-UAB identifican las plantas alergénicas de Barcelona con la nueva aplicación Plant*tes

El Punto de Información Aerobiològica (PIA) de la UAB presentó su nueva app Plant*tes en Barcelona en el marco del proyecto "Ciencia Ciudadana en los barrios" del Ayuntamiento de Barcelona.

El EJAtlas alcanza los 2.100 casos de estudio de conflictos socio-ambientales en el mundo

El Atlas de Justicia Ambiental (EJAtlas), creado por investigadores del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB), cuenta en la actualidad con 2.100 casos de conflictos ecológico-distributivos identificados en distintas partes del mundo.

Las mejoras sin restricciones en tecnología pesquera amenazan el futuro del pescado y el marisco salvaje

Un estudio del investigador del ICTA-UAB Eric Galbraith muestra que la futura mejora de la tecnología pesquera representa una amenaza para la pesca global que podría ser mayor que el cambio climático.

Un termostato en la edad de hielo evitó el enfriamiento extremo del clima

Durante las edades de hielo, un mecanismo regulador no identificado evitó que las concentraciones atmosféricas de CO2 cayeran por debajo de un nivel que podría haber dado lugar a un enfriamiento rápido.

La nueva teoría del “a-crecimiento” económico contribuye a la viabilidad de las políticas climáticas

 El investigador del ICTA-UAB, Jeroen van den Bergh publica este mes en Nature Climate Change un estudio que propone una nueva teoría económica compatible con la lucha contra el cambio climático.

Un proyecto europeo analiza los efectos de los residuos generados por el turismo en las islas del Mediterráneo

Un estudio europeo en el que participa el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) analizará y propondrá soluciones a los efectos del incremento de los residuos generados por el turismo durante el período veraniego en las islas del Mediterráneo.

Nueva 'Guía de Bienvenida' al ICTA-UAB

Ya tenéis a vuestra disposición la nueva 'Guía de Bienvenida' del ICTA-UAB. El documento pretende ayudarle a descubrir los fundamentos del programa de doctorado, la estructura de ICTA-UAB, etc.
Noticias
La Fundación Bancaria ”la Caixa”, el ICTA-UAB y el CREAF presentan el estudio pionero Bosques sanos para una sociedad saludable

Fecha: 2017-11-14

mes Presentació projecte

 

• Àngel Font, director corporativo de Investigación y Estrategia de la Fundación Bancaria ”la Caixa”; Martí Boada, profesor e investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB), y Jordi Vayreda, investigador del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), han presentado hoy en el Palau Macaya de la Obra Social ”la Caixa” el proyecto pionero Bosques sanos para una sociedad saludable.

• Su objetivo principal es comprender los mecanismos químicos y fisiológicos por los que el bosque puede desempeñar un papel directo en la salud de las personas. El estudio multidisciplinar combina mediciones experimentales en bosques y laboratorio, tecnología dron y participación ciudadana.

• Bosques sanos para una sociedad saludable aportará nuevas evidencias científicas a los estudios existentes, que sugieren que el contacto directo con el bosque podría contribuir a la salud de las personas, y a la vez predecirá cuáles serán los espacios más saludables en un futuro cercano, teniendo en cuenta que las condiciones ambientales y climáticas están cambiando en todo el planeta.

Àngel Font, director corporativo de Investigación y Estrategia de la Fundación Bancaria ”la Caixa”; Martí Boada, profesor e
investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB), y Jordi Vayreda, investigador del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), han presentado hoy en el Palau Macaya de la Obra Social ”la Caixa” el proyecto pionero Bosques sanos para una sociedad saludable. Un estudio de investigación que analizará no solo el papel que desempeñan los bosques como potencial fuente de salud para las personas, sino también cómo el estado de salud de las masas forestales pueden tener efectos en la salud humana.

La investigación, que nace del creciente interés social y científico sobre los efectos del contacto con el medio natural en nuestra salud, se sustentará en una línea experimental y una línea participativa. La primera de ellas está liderada por el ICTA-UAB, y su propósito es conocer cómo los bosques pueden afectar a la salud humana. Para ello, los investigadores analizarán en bosques del Montseny los principios activos que emiten las plantas, y de qué forma pueden interaccionar con nuestra salud. En una fase posterior, medirán si la madurez del bosque, entre otras características, hace variar las concentraciones de estas substancias químicas e investigarán cómo dichas sustancias se incorporan y se metabolizan en el cuerpo humano después de estar en el bosque.

El CREAF estudiará qué estado de salud tienen los bosques actualmente y cómo cambiará en un futuro más cálido y árido como el que se prevé. Para ello, contará con una plataforma de ciencia ciudadana llamada Alerta Forestal. Así, se creará una red de vigilantes de los bosques que avisarán, mandando fotografías con sus móviles, si ven algún bosque afectado por procesionaria, sequía, viento o nieve, una información imprescindible para obtener datos en tiempo real y de gran detalle. El proyecto también buscará la participación de los usuarios de drones.

Con los drones se podrán fotografiar afectaciones de grandes extensiones, con un gran nivel de detalles, e incluso crear modelos 3D, algo inédito hasta el momento. Esta información servirá para crear y mejorar modelos matemáticos que ayuden a predecir cómo serán los bosques del futuro y cómo variará la relación entre estos y la salud de las personas. «Los bosques aportan servicios y bienes tan beneficiosos y tan imprescindibles que podemos afirmar que la vida en las ciudades sería mucho peor sin la presencia de bosques en nuestro territorio», explica Jordi Vayreda, investigador del CREAF.

El Montseny, un laboratorio natural para investigar los efectos del bosque en la salud
La parte experimental se llevará a cabo en bosques mediterráneos de encinas, alcornoques, pinos y hayas, en zonas del Parque Natural del Montseny – Reserva de la Biosfera. Este paraje se ha escogido porque es muy diverso y es uno de los parques más visitados en Cataluña, pero los resultados serán extrapolables a otras regiones.

Se tomarán muestras de aire para analizar las substancias químicas que emiten las plantas en cada bosque, y después se comprobará si la madurez, la composición de especies u otras características del bosque hacen variar las concentraciones de esas sustancias. En una fase posterior del proyecto, la investigación se focalizará en determinar cómo estas sustancias químicas se incorporan y se metabolizan en el cuerpo humano después de un paseo dentro del bosque.

El interés por estos temas ha derivado hoy en día en una oferta de actividades dirigidas en espacios naturales, como los baños de bosque, cuyos efectos nadie actualmente ha demostrado experimentalmente. Este proyecto será el primero en
intentarlo. Lo que pretende el estudio presentado hoy es, según sus investigadores, comprender los mecanismos químicos y fisiológicos por los que el bosque puede tener un papel directo en la salud humana.

«No centramos la atención en el bosque como un lugar al que acudir en caso de padecer una enfermedad -indica Albert Bach, investigador del ICTA-UAB-, sino que vamos a tratar de averiguar de modo experimental lo que le ocurre a cualquier persona cuando entra en contacto con algunos de los compuestos orgánicos volátiles más comunes que emiten las plantas presentes en nuestros bosques», aclara.

Los ciudadanos, los vigilantes de los bosques
Desde hoy mismo, todas las personas que visiten los bosques con sus teléfonos móviles, o que tengan como afición hacer volar drones y tomar fotografías, podrán alertar a través de la web Alerta Forestal sobre zonas forestales afectadas por sequía, procesionaria y vendavales. Hasta el momento, parte de esta información ya está siendo recogida de forma precisa gracias a la dedicación y el criterio experto de los agentes rurales. Esas campañas, sin embargo, tienen una duración limitada y en ocasiones la naturaleza muestra los efectos de las sequías fuera del periodo esperado. Por ello, tener un sistema de alertas tempranas con la colaboración ciudadana va a ser un complemento muy interesante a la información que ya tenemos, aunque no pueda tener la misma precisión.

Un bosque afectado por sequía o por la oruga de la procesionaria ofrece unas peores condiciones para el paseo y para otros usos en comparación con aquellos bosques que se encuentran en un buen estado de salud. Por ello, para planificar itinerarios saludables se necesita conocer con precisión dónde se encuentran los bosques más sanos y los menos sanos. Además, se necesita saber cómo cambia la salud de los bosques en función del clima local, la pendiente, la orientación, la estructura del bosque y la existencia o ausencia de gestión forestal. Con toda esta información se utilizarán modelos matemáticos para predecir cuáles serán los espacios más saludables en un futuro cercano, teniendo en cuenta que las condiciones ambientales y climáticas están cambiando en todo el planeta.

Actividades ICTA