Nace El Observatorio del Besòs: un proyecto de seguimiento de la calidad de los sistemas fluviales de la cuenca

La Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) a través del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals (ICTA-UAB), y el Consorci Besòs Tordera evaluarán el estado de calidad a largo plazo de la cuenca del Besòs gracias a la creación de la Observatorio del Besòs.

Los cambios en la circulación atlántica provocan que el agua con menos oxígeno invada el Golfo de Saint Lawrence de Canadá

El Golfo de Saint Lawrence ha experimentado un calentamiento y pérdida de oxígeno más rápida que cualquier otro océano del planeta.

El cambio climático modifica la composición de los arrecifes

Los corales devastados por el cambio climático son substituidos de forma natural por otras especies como las gorgonias, menos eficientes como sumideros del CO2 de la atmósfera.

El ICTA-UAB ofrece el primer máster en "Ecología Política. Decrecimiento y Justicia Ambiental"

El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA-UAB) pone en marcha el máster en "Ecología Política.

Un estudio pionero analizará los efectos de los bosques sobre la salud humana

Un grupo de voluntarios participa en un estudio experimental del ICTA-UAB para analizar los efectos potenciales que tienen los bosques sobre la salud humana.

La basura acumulada en las playas de las islas del Mediterráneo se triplica durante el verano

El Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha analizado y cuantificado los residuos generados por el turismo en ocho islas del Mediterráneo, en el marco del proyecto europeo BLUEISLANDS.

Mapean la vitalidad urbana de Barcelona

Investigadores de la UAB han cartografiado Barcelona y 9 municipios de su alrededor con una nueva metodología, que aplica las ideas de la activista del urbanismo Jane Jacobs sobre cómo tienen que ser las ciudades para ser espacios vitales.

La intensificación agrícola no es un buen "plan" de desarrollo sostenible

Los planes que abogan por la intensificación agrícola como medida para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no tienen resultados positivos por igual a nivel social y ecológico, según un estudio en el que participa el ICTA-UAB.

Los planes de “verdificación” de las ciudades deben contemplar criterios de igualdad social

Las ciudades que no contemplen criterios de igualdad social en sus estrategias políticas para hacer más verde y ecológico su entorno urbano no lograrán la sostenibilidad a largo plazo, y se arriesgan a crear sólo enclaves verdes destinados a la élite social.

El ICTA-UAB alerta de una nueva plaga invasora de un escarabajo asiático en Catalunya que acaba con las moreras

Un estudio del investigador del ICTA-UAB y del Departament d’Agricultura, Víctor Sarto i Monteys ha identificado en la provincia de Barcelona la presencia de una especie procedente de Asia que podría extenderse hacia el resto de Europa.

Más de 120 investigadores del ICTA-UAB abordan en un simposio los retos ambientales, y especialmente los derivados del cambio global...

El Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) acogió los pasados días 16 y 17 de mayo su 1er Simposio de Primavera en el que se abordaron algunos de los principales retos ambientales y de sostenibilidad.

La transición a una economía baja en carbono requerirá más recursos renovables de lo que se creía

Un estudio del ICTA-UAB analiza las consecuencias en los estilos de vida que tendrá la sustitución de los combustibles fósiles por energías más limpias.

¿Se adaptan mejor al cambio climático los agricultores que pertenecen a asociaciones locales de usuarios?

Las sequías, las inundaciones y el incremento de las temperaturas derivados del cambio climático no son las únicas amenazas a las que deben hacer frente los agricultores con cultivos de riego.

El cambio climático amenaza las reservas de carbono de las praderas marinas más grandes del mundo

Las praderas de fanerógamas marinas de Shark Bay, un punto clave para el secuestro de carbono, sufren pérdidas alarmantes tras una devastadora ola de calor marina, según un estudio en el que participan investigadores del ICTA-UAB.

Las poblaciones indígenas del Amazonas cazan y consumen animales que se alimentan en zonas contaminadas por vertidos petroleros

Un estudio del ICTA-UAB y del Departamento de Sanidad y Anatomía Animales de la UAB demuestra que las principales especies que cazan los indígenas de la selva amazónica de Perú ingieren agua y tierra contaminadas por hidrocarburos y metales pesados.

La app Planttes alerta del riesgo de alergia en las diferentes calles de las ciudades

La App Planttes es una herramienta de ciencia ciudadana que emplaza a los usuarios a identificar y ubicar sobre el mapa la presencia de plantas alergénicas e indicar su estado fenológico.

Un proyecto relacionará meteorología extrema, biodiversidad atmosférica y salud humana

Un proyecto del ICTA-UAB liderado por la investigadora Jordina Belmonte estudiará los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos sobre la biodiversidad biológica presente en la atmósfera para prever posibles cambios en el medioambiente y afectaciones a la salud humana.

Éxitos del ICTA-UAB: cinco proyectos ERC en dos años

El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha recibido cinco ayudas del Consejo Europeo de Investigación (ERC) en dos años, lo que supone el 10% de las ayudas otorgadas por esta institución en Catalunya durante el periodo de final del 2015 a final del 2017. Estos cinco proyectos supondrán la contratación de más de 30 investigadores doctorales y postdoctorales.

Nueva 'Guía de Bienvenida' al ICTA-UAB

Ya tenéis a vuestra disposición la nueva 'Guía de Bienvenida' del ICTA-UAB. El documento pretende ayudarle a descubrir los fundamentos del programa de doctorado, la estructura de ICTA-UAB, etc.
Noticias
Científicos alertan de la rápida degradación de los ecosistemas marinos y su grave repercusión para el planeta

Fecha: 2017-12-20

Un libro editado por investigadores del ICTA-UAB, la UB, el CNRS francés y el IEO aborda el concepto de “bosque animal” y recuerda el importante papel de los mares y océanos frente al cambio climático.

Investigadores del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB), la Universitat de Barcelona, el  Centro Nacional de la Investigación Científica (CNRS) francés y el Instituto Español de Oceanografía (IEO) alertan del progresivo deterioro de los ecosistemas marinos y de su grave repercusión para la conservación del planeta ante el cambio global.

Un libro editado por Sergio Rossi, del ICTA-UAB, junto a Andrea Gori (Facultat de Biologia UB), Lorenzo Bramanti (CNRS), y Covadonga Orejas (IEO) pone de manifiesto que en los últimos 20-30 años la acción humana está provocando cambios drásticos y muy acelerados en los ecosistemas marinos, alterando su capacidad natural para absorber los crecientes niveles de CO2 en la atmósfera. El libro “Marine Animal Forest”, editado por  Springer-Nature, proporciona una amplia visión general de los ecosistemas del fondo del mar de todo el planeta, pobladas por animales que viven fijos en el fondo del mar, y aborda un concepto muy desconocido hasta el momento, el de los “bosques de animales marinos”.

Esta terminología hace referencia a las comunidades que residen en el fondo del mar (bentónicas) dominadas por corales, gorgonias, esponjas o bivalvos (no móviles) que forman estructuras tridimensionales muy complejas que sirven a su vez de hogar a muchas otras especies. “Estas comunidades tienen similitudes estructurales y funcionales con los bosques terrestres aunque están dominados por animales en lugar de plantas” explica Sergio Rossi. El concepto trata de poner en común, como se ha hecho para la ecología forestal, un tipo de sistema con una forma de funcionamiento basada en una estrategia común: filtrar partículas del agua “por eso se llaman suspensívoros bentónicos” recalca Rossi “se alimentan del material en suspensión”. El investigador del ICTA-UAB incide en que el “bosque de animales marinos” o “bosque animal” es probablemente la estructura más extendida del planeta ya que el 70% de la superficie del planeta está cubierta por mares y océanos, y concentra el 90% de la vida en la Tierra. Sin embargo, “la extensión de este bosque animal inexplorada es enorme” e indica que “solo conocemos un 5% de lo que hay en el fondo del mar, desde un punto de vista biológico y de comunidades, lo cual es poquísimo en comparación con la superficie terrestre”.

Tal como explica Andrea Gori (UB), «este nuevo volumen es el resultado de las aportaciones de investigadores que estudian diversos organismos desde diferentes perspectivas, y que coinciden por primera vez en una publicación bajo el concepto general de bosques animales que evidencia su importante papel ecológico como especies estructurales de los ecosistemas marinos».

Los investigadores ponen de relieve que los impactos de la actividad humana están provocando una dramática pérdida de su biomasa y biodiversidad así como de su capacidad de recuperación. La importancia radica en que estos bosques de animales no sólo proporcionan servicios ecosistémicos tales como alimento, protección y viveros para la fauna marina sino que desempeñan un papel fundamental en los ciclos hidrodinámicos y biogequímicos de los fondos marinos, actuando como sumideros de carbono emitido por el hombre a la atmósfera. “El papel de los bosques como sumideros de carbono es esencial pero ha sido en gran parte descuidado en los modelos de conservación y no se ha calculado cuánto carbono pueden llegar a retener. Este dato, simplemente, no existe”. El problema principal es que muchos de estos bosques animales están compuestos por animales muy longevos, que pueden tardar cientos de años en crecer, como de hecho muchos árboles terrestres. Al destruirlos con la pesca de arrastre o la minería, por ejemplo, los corales, esponjas o gorgonias pueden tardar un tiempo muy prolongado en recuperarse.

Para el hombre, los bosques de animales marinos proporcionan servicios como la pesca, la recolección de corales preciosos y especies para uso farmacéutico y médico, materiales para la construcción o servicios al turismo, con la repercusión económica que conlleva su sistemática desaparición. Todos estos servicios se ven amenazados por el impacto humano y el cambio climático global. A las prácticas de pesca destructiva y excesiva, la contaminación, la acuicultura incontrolada, la explotación petrolera y de gas, y a la urbanización del litoral se suman los efectos del cambio climático tales como el calentamiento global, la acidificación del agua, el incremento de los niveles del mar, la erosión de los icebergs o el aumento de la frecuencia y virulencia de los huracanes. “Todo esto conducirá a la degradación de la biodiversidad, la destrucción de las estructuras complejas de los ecosistemas y la pérdida de servicios ecosistémicos”, advierte.

El libro reúne la experiencia y el conocimiento conjunto de un gran número de científicos marinos involucrados en la exploración, investigación y conservación de las comunidades marinas, hace una descripción minuciosa de los bosques de animales marinos y analiza los efectos de los impactos antropogénicos. Un ejemplo de estudio en profundidad es el de las gorgonias, que por su naturaleza, están sustituyendo a los corales que desaparecen en zonas como el Caribe. “Son más flexibles frente a los cambios, se aclimatan mejor, pero retienen menos carbono, sus estructuras no forman los arrecifes que logran los corales duros y son menos resistentes frente a los huracanes” dice Rossi quien recuerda que “el 99% de la energía de las olas que golpean las costas en épocas de huracanes es absorbida por los arrecifes de coral. La desaparición de estos arrecifes y otras estructuras biogénicas complejas y longevas no hace más que acelerar el proceso de degradación de todo el planeta, que se halla en transición hacia sistemas más simplificados y oportunistas”.

Por ello, los científicos autores del libro lanzan un mensaje común de alerta respecto a estos ecosistemas. “Si no tomamos precauciones, los más complejos y biodiversos podrían desaparecer en pocas décadas, al igual que muchos de los bosques de fanerógamas y algas marinas longevas que van desapareciendo por acción directa o indirecta del ser humano”.

Rossi S., Bramanti L., Gori A., Orejas C. (Eds.). Marine Animal Forests. The Ecology of Benthic Biodiversity Hotspots.  2017. 1366. ISBN: 978-3-319-21013-1  http://www.springer.com/us/book/9783319210117

Actividades ICTA