¿Por qué los ambientalistas comen carne?

Un estudio del ICTA-UAB analiza los motivos por los que científicos concienciados con el medio ambiente no renuncian al consumo de carne, causante de importantes impactos ambientales en el planeta.

La gestión del verde urbano permite incrementar la presencia de pájaros en las ciudades

Incrementar la biodiversidad del verde urbano permitiría aumentar la presencia de aves paseriformes en las ciudades mediterráneas, según un estudio científico realizado por investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) que analiza qué estrategias hay que implementar sobre la vegetación urbana para conseguir "naturalizar" las ciudades favoreciendo la entrada de flora y fauna.

El río Ebro vierte anualmente 2.200 millones de microplásticos al Mar Mediterráneo

Un estudio del ICTA-UAB analiza la distribución y concentración de microplásticos procedentes de uno de los principales ríos del Mediterráneo occidental.

Un proyecto europeo ofrece ayuda para crear invernaderos en cubiertas

El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha abierto una convocatoria que pretende dar soporte a nuevos proyectos de invernadero en cubiertas, en el marco del Proyecto GROOF.

El ICTA-UAB participa en el proyecto que habilitará 10 escuelas de Barcelona como refugios climáticos

El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) es una de las instituciones impulsoras de un proyecto que habilitará 10 escuelas de Barcelona como refugios climáticos para disminuir el impacto de las altas temperaturas del verano.

El calentamiento de los mares podría llevar a un 17% menos de biomasa de especies marinas a nivel global, a finales de siglo

El cambio climático afectará a la distribución y abundancia de la vida marina, pero la magnitud total de estos cambios ha sido difícil de predecir, hasta la fecha, debido a las limitaciones de los modelos de ecosistemas individuales utilizados para tales pronósticos.

Un estudio desestima las políticas de crecimiento verde para hacer frente a la emergencia ecológica

Investigadores del ICTA-UAB y de la Goldsmiths University of London indican que la reducción de emisiones sólo es compatible con un menor crecimiento o con el decrecimiento económico.

Soluciones transfronterizas al problema de las malas hierbas

Las especies de malas hierbas continúan extendiéndose y los costos para gestionar este problema continúan aumentando, a pesar de la implementación de mejores prácticas de manejo y el esfuerzo del personal de investigación y de extensión que las promueve entre los administradores de las tierras.

Los espacios verdes urbanos no benefician la salud de todos

La creación de parques y zonas verdes en los núcleos urbanos tiene efectos positivos en la salud de sus residentes, de manera general.

El investigador del ICTA-UAB Antoni Rosell-Melé obtiene una ERC Advanced Grant

El investigador de ICTA-UAB Antoni Rosell-Melé ha sido galardonado con un proyecto “Advanced Grant” (AdvGr) del Consejo Europeo de Investigación (ERC) para desarrollar el proyecto científico "Nuevo enfoque geoquímico para reconstruir la dinámica paleo-atmosférica tropical" (PALADYN).

La agricultura urbana en azoteas permite producir alimentos sanos, frescos y sostenibles

La implementación de huertos urbanos en las azoteas de los edificios permitiría producir alimentos agrícolas frescos, sanos y sostenibles para garantizar la soberanía alimentaria de las ciudades, cada vez más pobladas.

El conocimiento indígena, clave para el éxito en la restauración de ecosistemas

Los proyectos de restauración ecológica que involucran a las comunidades indígenas y locales de manera activa tienen resultados más exitosos.

Los cambios futuros en el bienestar humano dependerán más de factores sociales que de factores económicos

Los cambios en la percepción del bienestar personal que podrían tener lugar en próximas tres décadas a nivel global dependerán en mayor medida de factores sociales que de aspectos macroeconómicos.

Éxito en el ICTA-UAB: seis becas ERC en 3 años

El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha recibido seis ayudas del Consejo Europeo de Investigación (ERC) en tres años, durante el periodo comprendido entre finales del 2015 y finales del 2018. Cada uno de estos proyectos (dotados de entre 1.
Noticias
La intensificación agrícola no es un buen "plan" de desarrollo sostenible

Fecha: 2018-06-15

Agricultura intensiva
 

Los planes que abogan por la intensificación agrícola como medida para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no tienen resultados positivos por igual a nivel social y ecológico, según un estudio en el que participa el ICTA-UAB.

La intensificación agrícola en los países con rentas medias y bajas beneficia a unos pocos en detrimento de los más pobres.


Los resultados sociales y ecológicos de una mayor intensificación agrícola no son tan positivos como se esperaba. Así lo sugiere un nuevo estudio publicado en la revista Nature Sustainability en el que ha participado el Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB).

El estudio, liderado por investigadores de la Universidad de East Anglia y la Universidad de Copenhague en colaboración con científicos de Escocia, Francia y España es el primero que evalúa qué repercusión tiene la intensificación de la agricultura tanto en el medio ambiente como en el bienestar humano, en los países con rentas bajas y medias.

Para muchos científicos y políticos, la intensificación sostenible de la agricultura está considerada como una estrategia fundamental para el cumplimiento de los compromisos sociales y ecológicos mundiales, como acabar con el hambre y proteger la biodiversidad, tal y como se establece en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y en el acuerdo climático de París. Sin embargo, existe muy poca evidencia sobre las condiciones que respaldan unos resultados positivos a nivel social y ecológico. En un intento de abordar esta brecha de conocimiento, los investigadores, entre los que se encuentra el Dr. Esteve Corbera del ICTA-UAB, realizaron una revisión de 53 estudios existentes sobre los efectos de la intensificación agrícola en el bienestar humano y los servicios ecosistémicos.

En términos generales, consideran que la intensificación agrícola, definida como las actividades destinadas a aumentar la productividad o la rentabilidad de un área determinada de tierras agrícolas, raramente genera resultados positivos simultáneos para los servicios ecosistémicos y para el bienestar humano. Los autores argumentan que la intensificación no puede considerarse como un simple "modelo" para lograr resultados socioecológicos positivos. A pesar de que existen unas expectativas y anhelos considerables de que la intensificación agrícola pueda contribuir al desarrollo sostenible, el estudio considera que sólo una minoría de los estudios existentes presenta evidencia de ello. Incluso en los casos -poco frecuentes- de éxito se tiende a carecer de pruebas que demuestren los efectos en los servicios ecosistémicos reguladores clave, como la moderación de los ciclos de agua o nutrientes del suelo.

El Dr. Esteve Corbera, codirector del grupo de investigación LASEG del ICTA-UAB, destacó que "muy pocos de los casos revisados demuestran que la intensificación agrícola esté contribuyendo simultáneamente a los ODS, como eliminar el hambre y lograr el uso sostenible de ecosistemas terrestres. Por ello, debemos ser cautelosos sobre las expectativas que atribuimos a la intensificación agrícola". Corbera va más allá al argumentar que, a largo plazo, "la intensificación agrícola puede socavar las condiciones que podrían ser cruciales para el soporte a la producción estable de alimentos, incluida la biodiversidad, la formación del suelo y la regulación del agua".

Los investigadores también hallaron que es importante observar cómo se introduce la intensificación: por ejemplo, si es iniciada por los agricultores o se les impone. Los cambios son a menudo impuestos a los grupos de población más vulnerables que carecen de recursos económicos suficientes o de seguridad en la tenencia de la tierra para que dichos cambios funcionen. En los casos estudiados, los pequeños productores a menudo luchan por pasar de la agricultura de subsistencia a la comercial y los desafíos que esto implica no se reflejan bien en muchas estrategias de intensificación.

Otro hallazgo importante es que la distribución de los impactos en el bienestar es desigual, generalmente favoreciendo a las personas más adineradas en detrimento de las más pobres. Por ejemplo, un estudio de los revisados, en Bangladesh, demostró cómo la rápida adaptación a la producción de camarón de agua salada ha permitido a los inversionistas y grandes terratenientes obtener mayores ganancias mientras que las personas más pobres tienen que hacer frente a las consecuencias ambientales que afectan a sus vidas y sus medios de subsistencia a largo plazo.

El estudio publicado indica que los infrecuentes casos de éxito tienen lugar principalmente en situaciones donde la intensificación implica un mayor uso de insumos como fertilizantes, riego, semillas y mano de obra. En este sentido, Corbera enfatizó que "los encargados de formular políticas y los profesionales deberían moderar sus expectativas sobre los resultados de la intensificación agrícola y poner sus esfuerzos en prácticas alternativas mejores que tengan en cuenta aspectos que vayan más allá de la productividad de los alimentos". Deben encontrar formas de trabajar y capitalizar el mantenimiento de los servicios reguladores y culturales, así como aspectos de bienestar además de los ingresos económicos".

Vang Rasmussen, L., Coolsaet, B., Martin, A., Mertz, O., Pascual, U., Corbera, E., Dawson, N., Fisher, J.A., Franks, P., and Ryan C.M. (2018), Social-ecological outcomes of agricultural intensification. Nature Sustainability. 1: 275–282. https://rdcu.be/XTRl 

Actividades ICTA