El economista del ICTA-UAB Joan Martínez Alier gana el Premio Balzan de retos ambientales

El economista Joan Martínez Alier del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB), es uno los galardonados con el Premio Balzan 2020 en la categoría de "Retos ambientales: Respuestas de las Ciencias Sociales y las Humanidades".

Los pueblos indígenas, esenciales para comprender el cambio ambiental

Una investigación internacional en la que participa el ICTA-UAB muestra cómo el conocimiento indígena y local puede ayudar a gestionar los ecosistemas y la vida silvestre.

Una nueva publicación del proyecto MAGIC ofrece una mirada crítica a la economía circular

Con la atención mundial centrada en la pandemia por el COVID-19, los problemas que estaban a la vanguardia de la preocupación pública hace solo unos meses parecen haber desaparecido mágicamente.

Los beneficios económicos de proteger el 30% de la tierra y los océanos del planeta supera los costes en al menos 5:1

Un informe sin precedentes en el que participa el ICTA-UAB muestra que la economía mundial está mejor con una naturaleza más protegida.

El ICTA-UAB recibe la acreditación de Unidad de Excelencia María de Maeztu por segunda vez consecutiva

El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha sido acreditado como Unidad de Excelencia María de Maeztu por segunda vez consecutiva, por el Ministerio de Ciencia e Innovación español.

Proyecto experimental de agricultura urbana, local y tradicional en Sabadell

El ICTA-UAB y el Ayuntamiento de Sabadell constituyen la comunidad FoodE, que reúne a todos los actores implicados en el sistema de producción alimentaria de la ciudad y en esta iniciativa.

¿Qué respiramos cuando estamos en el bosque?

Un estudio caracteriza por primera vez la química forestal del aire por debajo de la copa de los árboles en un encinar mediterráneo, y detecta las concentraciones máximas en julio y agosto.

La ciencia en Catalunya contra la Covid-19

Sesenta investigadores ICREA, entre los que se encuentra Isabelle Anguelovski del ICTA-UAB, lideran más de un centenar de actividades de investigación sobre la Covid-19.

La academia en tiempos del COVID-19: hacia una ética del cuidado

                                                                                                                                                        .

Una plataforma informática da visibilidad a los micropueblos de Catalunya

Un equipo de investigación de la UAB, en colaboración con la Asociación de Micropueblos de Cataluña, han creado el Sistema de Información Geográfica (SIG) para unos micropueblos activos y sostenibles (GISASH).

Los defensores de la justicia ambiental son víctimas de violencia y asesinatos

Los movimientos ciudadanos logran detener la degradación ambiental hasta en un 27% de los conflictos ambientales, según un estudio del ICTA-UAB.

Cambios tecnológicos y nuevos estilos de vida bajos en carbono, claves para mitigar los efectos del cambio climático

Para conseguir mitigar los efectos del cambio climático y alcanzar una sociedad más sostenible, es necesario transformar el actual sistema energético basado en los combustibles fósiles en un modelo basado en energías renovables.

Impactos del cambio climático estudiados usando el refranero popular

Miembros de la comunidad de riego que realizan trabajos de mantenimiento en una acequia de careo (ubicada en la cima de la montaña) para mejorar la circulación de agua para riego y consumo humano (foto: David García del Amo).

Las vasijas neolíticas revelan cómo fue el consumo de leche en Europa hace 7.000 años

Cerámica procedente del yacimiento arqueológico de Verson (Francia) analizada en la investigación (Fotografía de Annabelle Cocollos, Conseil départemental du Calvados ou CD14 publicada en Germain-Vallée et al.

El crecimiento económico es incompatible con la conservación de la biodiversidad

Un estudio en el que intervienen más de 20 especialistas en ecología de la conservación y economía ecológica pone en evidencia la contradicción entre el crecimiento económico y la conservación de la biodiversidad.

La lucha por el poder obstaculiza las políticas urbanas de adaptación al cambio climático

Las acciones de transformación que realizan las ciudades para adaptarse y mitigar los impactos del cambio climático pueden verse menoscabadas por las luchas políticas por el poder municipal.

El análisis del hollín de los incendios tropicales depositado en el océano ayudará a predecir los futuros cambios climáticos del...

El ICTA-UAB inicia una expedición científica en el océano Atlántico para coger muestras de polvo y humo de los incendios del África tropical depositado en los sedimentos marinos.

El coral rojo se recupera de manera efectiva en áreas protegidas del Mediterráneo tras décadas de sobreexplotación

Las medidas de protección de las Áreas Marinas Protegidas han permitido que las colonias de coral rojo (Corallium rubrum) se hayan recuperado parcialmente en el Mar Mediterráneo, alcanzando niveles de salud similares a los de la década de 1980 en Catalunya y a la década de 1960 en el Mar de Liguria (Noroeste de Italia).

Los “clubs climáticos subnacionales” podrían ser claves para combatir el cambio climático

La creación de "clubes climáticos" que ofrezcan su adhesión a estados subnacionales, y no solo a países, podría acelerar el avance hacia una política de cambio climático armonizada a nivel mundial.
Noticias
La basura acumulada en las playas de las islas del Mediterráneo se triplica durante el verano

Fecha: 2018-07-12

Blueislands


El Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha analizado y cuantificado los residuos generados por el turismo en ocho islas del Mediterráneo, en el marco del proyecto europeo BLUEISLANDS. 

Los restos de plásticos y colillas de cigarrillos son el principal problema de las playas, que acumulan una media diaria de 250.000 restos diversos de basura por kilómetro cuadrado en verano.

Los residuos generados por el turismo en las playas de las islas del Mediterráneo se triplican durante el período veraniego, llegando a multiplicarse por 7 en algunas playas muy frecuentadas. Así se desprende de los datos obtenidos por investigadores del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) en el marco de un proyecto europeo que pretende analizar y proponer soluciones a los efectos del incremento de la basura en verano en 8 islas del Mediterráneo.

La región mediterránea es el principal destino turístico del mundo y sus islas reciben un gran volumen de población durante los meses de verano. Las economías locales dependen en gran medida del turismo como fuente de ingresos y como generador de empleo. Sin embargo, esta oleada turística anual masiva, concentrada en un corto período de tiempo, supone una gran carga para las infraestructuras, especialmente para aquellas relacionadas con la gestión de los residuos. Las autoridades locales buscan cómo hacer frente tanto al elevado incremento de la generación de residuos como al bajo nivel de clasificación de éstos por parte de los turistas.

El proyecto europeo Interreg MED BLUEISLANDS está trabajando para desarrollar y elaborar medios eficaces, económicamente viables y ambientalmente sostenibles  que permitan abordar y mitigar las consecuencias de este incremento estacional de residuos. Subvencionado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y dirigido por el Ministerio de Agricultura, Desarrollo Rural y Medio Ambiente de Chipre, se lleva a cabo en las islas de Mallorca, Sicilia (Italia), Malta, Rab (Croacia), Creta, Rodas y Mykonos (Grecia) y Chipre.

En el marco del estudio se llevaron a cabo 147 campañas para analizar los residuos abandonados en las islas durante y fuera de la temporada alta, evaluando su composición, su impacto en las costas y playas, y su influencia en las instalaciones de tratamiento de las aguas residuales. Según los resultados, durante la temporada alta (de mayo a septiembre), los turistas arrojan en las playas una media 250.000 residuos al día por kilómetros cuadrado, una cantidad que aumenta hasta los 316.000 residuos al día por kilómetro cuadrado de media en los meses de julio y agosto, y que contrasta con los 81.000 restos de media diaria durante la temporada baja.

Los investigadores analizaron por separado el impacto del verano en playas turísticas (con importantes infraestructuras hoteleras, restaurantes y chiringuitos), playas más frecuentadas por la población local (con pocos servicios) y playas remotas (sin servicios). Mientras que las primeras acumulan en julio una media de 450.000 residuos diarios por kilómetro cuadrado, las locales concentran 300.000 y las remotas 200.000 restos. Su presencia en la arena depende de los esfuerzos de las autoridades para mantenerlas limpias y de la frecuencia con la que son limpiadas. Las máquinas limpiadoras suelen pasar a diario por las zonas de baño turísticas y cada dos días por las playas locales, mientras que en las remotas la frecuencia puede llegar a ser bastante baja debido a la lejanía del núcleo urbano o a la dificultad en los accesos.

La mayor parte de los residuos que se acumulan en la arena de las playas son plásticos (36,8%) y colillas de cigarrillos (30,6%). Este volumen de plásticos fue clasificado y cuantificado según su tamaño, diferenciando microplásticos (de menos de 0,5cm de tamaño), mesoplásticos (de 0,5 a 2,5cm) y macroplásticos (más de 2,5cm). Mientras que los microplásticos suponen el 9,3% del total de residuos, los mesoplásticos son el 19,8% y los macroplásticos el 7,7%. El resto de la basura está formada por pellets de plástico (6,2%), tapones de botellas de plástico (3,7%), utensilios de plástico como tenedores o cuchillos (2,5%), o envoltorios de caramelos (2,2%). El resto de elementos hallados van desde cuerdas de plástico, pañuelos de papel, tapones metálicos, botellas de vidrio, esponjas, vasos de plástico, palillos de algodón, cristales o toallitas y tampones higiénicos. “Cabe destacar que los pellets, o pequeñas esferas de plástico a partir de las cuales se fabrican objetos no provienen del turismo, sino de la industria. Existen numerosas empresas productoras en la zona del Mediterráneo y es posible que vayan a parar al mar a través de vertidos o como pérdidas de carga de contenedores que transportan los barcos”, explica Michael Grelaud, investigador del ICTA-UAB. 

Pero los turistas no ensucian por igual las costas del Mediterráneo. Las playas con mayor acumulación de residuos se encuentran en Malta, donde en temporada alta pueden llegar a acumularse 600.000 diarios por km2 (7 veces superior a la media europea), seguido de Mallorca (una media de 400.000 restos diarios por km2 en pleno verano), Rab (Croacia) con 270.000 restos; Chipre con 113.000. Por la cola, las más limpias se encuentran en Mykonos (Grecia) con 8.700 restos de basura; Sicilia (Italia) con 29.000, Creta con 49.000 y Rodas (Grecia) con 66.000. 

En cuanto a las playas donde más basura dejan los turistas, la playa de Marsaslock (Malta) ocupa el primer puesto, seguido de las playas de Torà (Mallorca), Golden Bay (Malta), Es Caragol (Mallorca), Gneja (Malta) o Sunrise Beach (Chipre). Por el contrario, la playa más limpia de las analizadas es Tsoutsouras (Creta). 

La investigadora ICREA del ICTA-UAB, Dra. Patrizia Ziveri recordó que aunque se trata de un fenómeno bien conocido, la variación estacional de la generación de residuos en las islas aún no se había definido correctamente ni se había determinado su efecto socioeconómico y medioambiental. Sumado a la presión humana que sufren las islas, “el aislamiento y la falta de espacio para crear instalaciones suponen una limitación adicional para estas islas”. El proyecto Blueislands tiene como objetivo proporcionar respuestas a todas estas preocupaciones.

En base a los resultados, se propondrán soluciones estratégicas para luchar contra este problema en las islas. Tras aplicar dichas medidas, se repetirán las encuestas para evaluar sus impactos.

Actividades ICTA