El coral rojo se recupera de manera efectiva en áreas protegidas del Mediterráneo tras décadas de sobreexplotación

Las medidas de protección de las Áreas Marinas Protegidas han permitido que las colonias de coral rojo (Corallium rubrum) se hayan recuperado parcialmente en el Mar Mediterráneo, alcanzando niveles de salud similares a los de la década de 1980 en Catalunya y a la década de 1960 en el Mar de Liguria (Noroeste de Italia).

Los “clubs climáticos subnacionales” podrían ser claves para combatir el cambio climático

La creación de "clubes climáticos" que ofrezcan su adhesión a estados subnacionales, y no solo a países, podría acelerar el avance hacia una política de cambio climático armonizada a nivel mundial.

El ICTA-UAB estrena su programa “Locos por la Tierra” de la Fundació Catalunya La Pedrera

Unos 300 jóvenes catalanes con aptitudes y talento especial para la ciencia han empezado este fin de semana una aventura única como participantes de la 8ª edición del programa “Locos por la Ciencia”.

Victoria Reyes-García recibe una beca ERC Proof of Concept vinculada al proyecto LICCI

Victoria Reyes-García, investigadora ICREA en el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB), es una de los 76 principales investigadores que recibirán una de las becas Proof of Concept (PoC) del Consejo Europeo de Investigación (ERC por sus siglas en inglés).

El ICTA-UAB pide a la UAB que reduzca el número de vuelos

Ante la situación de emergencia climática, reconocida recientemente por la UAB, el Instituto de Ciència i Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha elaborado una propuesta en la que emplaza a la Universidad a adoptar una nueva política de viajes entre su comunidad que permita abordar una de las actividades más contaminantes: los vuelos en avión.

Una nueva evaluación considera que el discurso de la Unión Europea sobre descarbonización eléctrica necesita una revisión

Es bien sabido que la Unión Europea centra sus esfuerzos en descarbonizar su economía y, en muchos aspectos, la Energiewende de Alemania (proceso transición energética realizado en Alemania) encarna un ejemplo modélico de este esfuerzo.

El ICTA-UAB organizará la Conferencia Internacional sobre Cambios de Estilos de Vida Bajos en Carbono

El ICTA-UAB acogerá la International Conference 2020 on Low-Carbon Lifestyle Changes con el objetivo de explorar el papel de los cambios de estilos de vida en la mitigación del cambio climático.

La presencia de hierro en el agua, clave para explicar la cantidad y distribución de los peces en los océanos

Las personas tienden a prestar más atención a la cantidad de alimentos que consumen que a la riqueza de su dieta en micronutrientes esenciales como el hierro.

Los residuos mineros vertidos en la bahía de Portmán siguen liberando metales en el mar 25 años después de su cese

Las aguas del mar mediterráneo continúan recibiendo metales disueltos del depósito de residuos mineros de la bahía de Portmán (Murcia) 25 años después del cese de la actividad minera.

Un nuevo proyecto ICTA-UAB evaluará los impactos de los micro y nanoplásticos en los océanos tropicales y templados

Un nuevo proyecto liderado por la investigadora del ICTA-UAB Patrizia Ziveri es uno de los cinco proyectos seleccionados para recibir financiación de la Iniciativa de Programación Conjunta Mares y Océanos Productivos y Saludables (Océanos JPI).

El Big Data revela una extraordinaria unidad que subyace a la diversidad de la vida

Un estudio del ICTA-UAB apunta al crecimiento como elemento clave para explicar el funcionamiento de todos los seres vivos.

Jeroen van den Bergh, doctor honoris causa por la Open University de los Países Bajos

El economista ambiental del ICTA-UAB Prof. Dr. Jeroen van den Bergh fue nombrado doctor honoris causa por la Open University de los Países Bajos.

Encuentran altas concentraciones de plomo en la fauna silvestre de la Amazonia

Investigadores del ICTA-UAB y de la UVic-UCC han detectado concentraciones de plomo elevadas en muestras de fauna salvaje de la Amazonia peruana, cuyo origen es la munición de plomo y la contaminación relacionada con la extracción petrolera.

Miden el potencial de los bosques para ralentizar el cambio climático

Los bosques pirenaicos, cornisa cantábrica y Galicia muestran un importante potencial para acumular cantidades aún mayores de dióxido de carbono en el futuro y así ayudar a frenar el aumento en las concentraciones del gas CO2 que está calentando el planeta.

¿Por qué los ambientalistas comen carne?

Un estudio del ICTA-UAB analiza los motivos por los que científicos concienciados con el medio ambiente no renuncian al consumo de carne, causante de importantes impactos ambientales en el planeta.

La gestión del verde urbano permite incrementar la presencia de pájaros en las ciudades

Incrementar la biodiversidad del verde urbano permitiría aumentar la presencia de aves paseriformes en las ciudades mediterráneas, según un estudio científico realizado por investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) que analiza qué estrategias hay que implementar sobre la vegetación urbana para conseguir "naturalizar" las ciudades favoreciendo la entrada de flora y fauna.

El río Ebro vierte anualmente 2.200 millones de microplásticos al Mar Mediterráneo

Un estudio del ICTA-UAB analiza la distribución y concentración de microplásticos procedentes de uno de los principales ríos del Mediterráneo occidental.
Noticias
El calentamiento de los mares podría llevar a un 17% menos de biomasa de especies marinas a nivel global, a finales de siglo

Fecha: 2019-06-12


El cambio climático afectará a la distribución y abundancia de la vida marina, pero la magnitud total de estos cambios ha sido difícil de predecir, hasta la fecha, debido a las limitaciones de los modelos de ecosistemas individuales utilizados para tales pronósticos. Sin embargo, al combinar estos modelos, puede surgir un panorama más completo.

Un artículo en el que ha participado el investigador ICREA en el ICTA-UAB Eric Galbraith ha presentado una evaluación de los efectos del cambio climático a nivel global en el océano utilizando una combinación de múltiples modelos climáticos y de ecosistemas.

Un artículo se ha publicado publicado en la prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Sciences, y está firmado por un grupo internacional de 35 investigadores de 12 países y 4 continentes. También han participado los investigadores españoles Manuel Barange, director de la División de Políticas y Recursos de Pesca y Acuicultura (FIA) de la FAO; Marta Coll, científica experta en la modelización de los ecosistemas marinos del Instituto de Ciencias del Mar (ICM) del CSIC; y Jose A. Fernandes, experto en Big data e inteligencia artificial de AZTI.

El estudio revela que la biomasa animal marina global -es decir, el peso total de animales marinos como peces, invertebrados y mamíferos marinos en el océano- disminuirá en todos los escenarios de emisión, a consecuencia, en gran medida, del aumento de la temperatura y la disminución de la producción primaria. El alcance de las pérdidas proyectadas puede verse limitado si se reducen las emisiones: la disminución de la biomasa sería “solo” de un 5% en un escenario de mitigación fuerte, pero podría llegar a un 17% si la velocidad de emisiones no baja para finales del siglo XXI. En particular, la magnitud de este efecto del cambio climático se predice como similar en un océano con y sin presión pesquera, que de reducirse puede mitigar parcialmente esos descensos. 

"La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero sin duda ayudará a salvaguardar la vida marina en la medida de lo posible contra nuevas pérdidas", dice la autora principal, Heike Lotze, de la Universidad de Dalhousie en Halifax, Canadá. 

El análisis también sugiere que los impactos del cambio climático podrían ser más graves en niveles más altos de la red alimentaria, lo que significa que la biomasa de peces y mamíferos marinos podría sufrir disminuciones mayores en comparación con el fitoplancton. Este proceso se denomina "amplificación trófica" y describe la particular vulnerabilidad de animales como los peces grandes en los extremos superiores de las cadenas alimenticias marinas.

"Nuestros hallazgos sugieren que los animales marinos de mayor tamaño, muchos de los cuales ya son motivo de preocupación para la conservación, podrían mostrar una vulnerabilidad particular a las disminuciones provocadas por el clima, con un efecto dominó del fitoplancton en la cadena alimentaria", añade el coautor Derek Tittensor, del Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del Medio Ambiente de las Naciones Unidas en Cambridge, Reino Unido. 

La cartografía de los cambios previstos en los océanos del mundo (véase la figura siguiente) revela que la biomasa podría disminuir en muchas regiones oceánicas de zonas templadas y tropicales, en las que la población depende en gran medida del suministro de alimentos marinos y en las que la biodiversidad marina ya se ve afectada por los efectos acumulados de la actividad humana. En estas zonas el cambio climático está creando otra fuente de estrés sobre los ecosistemas marinos y las sociedades humanas por igual. Por el contrario, muchas regiones polares alrededor del Ártico y la Antártida podrían mostrar aumentos de la biomasa que podrían proporcionar nuevas oportunidades para el uso de los recursos marinos, pero también desafíos para la gestión y conservación marinas. 

"La síntesis de los resultados de todas las herramientas analíticas de última generación permite llegar a la importante conclusión de que el cambio climático está afectando a la biota marina en todo el océano mundial. Los hallazgos reiteran la necesidad de una fuerte mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar tales impactos", dice el coautor William Cheung, del Instituto para los Océanos y la Pesca de la Universidad de Columbia Británica y autor principal coordinador del Informe Especial del IPCC para los Océanos y la Criosfera en el Cambio Climático.

"Sabemos que la producción de alimentos en tierra está cada vez más amenazada por los efectos del cambio climático, como el calor extremo y la sequía. Este estudio añade otro capítulo desconcertante a la historia del calentamiento global, al confirmar que el cambio climático provocado por el ser humano también pone en peligro los recursos alimentarios de los océanos. En 2015, todas las naciones acordaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Una de ellas es lograr que el hambre sea cero para 2030. Nuestra investigación muestra que esto requerirá no sólo una gestión mucho más cuidadosa de los recursos naturales, sino también una rápida reducción de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero", añade el coautor Jacob Schewe, del Instituto de Investigación sobre el Impacto Climático de Potsdam, Alemania.

"El hecho de que los impactos estimados del cambio climático sean independientes de la pesca proporciona un incentivo adicional para desarrollar una pesca sostenible y adaptable, sensible al cambio climático, que necesitamos para alimentar a un mundo de 9.000 millones de seres humanos", afirma el coautor Manuel Barange, Director de Pesca y Acuicultura de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Roma, Italia. 

Estos resultados ofrecen la perspectiva más completa sobre los posibles cambios ecológicos provocados por el clima en el océano hasta la fecha y pueden ayudar a anticipar los cambios en los valiosos recursos marinos en relación con el cambio climático. Como tal, los resultados pueden servir de base para las negociaciones internacionales en curso sobre el clima y la biodiversidad. 

La coautora Marta Coll, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, en Barcelona,  añade: "Nuestro estudio representa un esfuerzo notable de colaboración científica internacional, donde hemos utilizado por primera vez un enfoque comparativo y estandarizado con 6 modelos de ecosistemas marinos globales forzados con 2 modelos del sistema terrestre y 4 escenarios de emisión. Solo colaborando podíamos llegar a estos resultados, los cuales demuestran que las incertidumbres debidas a las variaciones en los modelos de ecosistemas marinos y los modelos del sistema terrestre son similares, y que las proyecciones en conjunto se ajustan notablemente a los datos empíricos".

El coautor Jose A. Fernandes, de AZTI, en España, matiza: “Estas colaboraciones son clave para reducir la incertidumbre sobre posibles escenarios futuros y acciones a tomar. Sin embargo, son también un desafío multidisciplinar -desde ecología a ciencias de la computación- que requieren una potente coordinación y compartir grandes cantidades de datos.”

FIGURA: Cambios proyectados de la biomasa de animales marinos para fines del siglo XXI (% de aumento o % de disminución en comparación con el final del siglo XX) en dos escenarios de emisiones de IPCC: RCP2.6 asume una fuerte mitigación, RCP8.6 asume situación normal de emisiones.

Artículo de referencia:
Heike K. Lotze, et al. Global ensemble projections reveal trophic amplification of ocean biomass declines with climate change. PNAS. https://www.pnas.org/content/116/26/12907

 

Actividades ICTA