¿Por qué los ambientalistas comen carne?

Un estudio del ICTA-UAB analiza los motivos por los que científicos concienciados con el medio ambiente no renuncian al consumo de carne, causante de importantes impactos ambientales en el planeta.

La gestión del verde urbano permite incrementar la presencia de pájaros en las ciudades

Incrementar la biodiversidad del verde urbano permitiría aumentar la presencia de aves paseriformes en las ciudades mediterráneas, según un estudio científico realizado por investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) que analiza qué estrategias hay que implementar sobre la vegetación urbana para conseguir "naturalizar" las ciudades favoreciendo la entrada de flora y fauna.

El río Ebro vierte anualmente 2.200 millones de microplásticos al Mar Mediterráneo

Un estudio del ICTA-UAB analiza la distribución y concentración de microplásticos procedentes de uno de los principales ríos del Mediterráneo occidental.

Un proyecto europeo ofrece ayuda para crear invernaderos en cubiertas

El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha abierto una convocatoria que pretende dar soporte a nuevos proyectos de invernadero en cubiertas, en el marco del Proyecto GROOF.

El ICTA-UAB participa en el proyecto que habilitará 10 escuelas de Barcelona como refugios climáticos

El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) es una de las instituciones impulsoras de un proyecto que habilitará 10 escuelas de Barcelona como refugios climáticos para disminuir el impacto de las altas temperaturas del verano.

El calentamiento de los mares podría llevar a un 17% menos de biomasa de especies marinas a nivel global, a finales de siglo

El cambio climático afectará a la distribución y abundancia de la vida marina, pero la magnitud total de estos cambios ha sido difícil de predecir, hasta la fecha, debido a las limitaciones de los modelos de ecosistemas individuales utilizados para tales pronósticos.

Un estudio desestima las políticas de crecimiento verde para hacer frente a la emergencia ecológica

Investigadores del ICTA-UAB y de la Goldsmiths University of London indican que la reducción de emisiones sólo es compatible con un menor crecimiento o con el decrecimiento económico.

Soluciones transfronterizas al problema de las malas hierbas

Las especies de malas hierbas continúan extendiéndose y los costos para gestionar este problema continúan aumentando, a pesar de la implementación de mejores prácticas de manejo y el esfuerzo del personal de investigación y de extensión que las promueve entre los administradores de las tierras.

Los espacios verdes urbanos no benefician la salud de todos

La creación de parques y zonas verdes en los núcleos urbanos tiene efectos positivos en la salud de sus residentes, de manera general.

El investigador del ICTA-UAB Antoni Rosell-Melé obtiene una ERC Advanced Grant

El investigador de ICTA-UAB Antoni Rosell-Melé ha sido galardonado con un proyecto “Advanced Grant” (AdvGr) del Consejo Europeo de Investigación (ERC) para desarrollar el proyecto científico "Nuevo enfoque geoquímico para reconstruir la dinámica paleo-atmosférica tropical" (PALADYN).

La agricultura urbana en azoteas permite producir alimentos sanos, frescos y sostenibles

La implementación de huertos urbanos en las azoteas de los edificios permitiría producir alimentos agrícolas frescos, sanos y sostenibles para garantizar la soberanía alimentaria de las ciudades, cada vez más pobladas.

El conocimiento indígena, clave para el éxito en la restauración de ecosistemas

Los proyectos de restauración ecológica que involucran a las comunidades indígenas y locales de manera activa tienen resultados más exitosos.

Los cambios futuros en el bienestar humano dependerán más de factores sociales que de factores económicos

Los cambios en la percepción del bienestar personal que podrían tener lugar en próximas tres décadas a nivel global dependerán en mayor medida de factores sociales que de aspectos macroeconómicos.

Éxito en el ICTA-UAB: seis becas ERC en 3 años

El Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha recibido seis ayudas del Consejo Europeo de Investigación (ERC) en tres años, durante el periodo comprendido entre finales del 2015 y finales del 2018. Cada uno de estos proyectos (dotados de entre 1.
Noticias
¿Por qué los ambientalistas comen carne?

Fecha: 2019-07-23

 

Un estudio del ICTA-UAB analiza los motivos por los que científicos concienciados con el medio ambiente no renuncian al consumo de carne, causante de importantes impactos ambientales en el planeta.

Los científicos no creen en las acciones individuales sino en las que procedan de la política y la tecnología.

Los científicos ambientalistas dudan de la efectividad de las acciones individuales y consideran que los cambios a favor de la sostenibilidad del planeta vendrán impulsados desde la política y la tecnología. Ésta es la conclusión principal de un estudio realizado por el Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) que analiza el motivo por el que incluso los científicos con una mayor conciencia ambiental son incapaces de dejar de consumir carne aun sabiendo que esto tiene un grave impacto ambiental.

Reducir el consumo de carne es muy importante para reducir el impacto ambiental en la Tierra, incluidas las emisiones de carbono. A pesar de ser una prioridad de sostenibilidad, convencer a las personas de que renuncien a la carne es difícil. Muchos de los investigadores, incluidos los más ecológicos, son conscientes de que comer carne es malo, pero no se convierten en vegetarianos. ¿Por qué quienes cuidan del medio ambiente y los animales siguen consumiendo carne?
Esta situación, conocida como "la paradoja de la carne", demuestra que a las personas les importa el impacto que tiene la carne, pero siguen consumiéndola, debido a la llamada brecha de "actitud-comportamiento". Las personas creen que deberían hacer algo para proteger el medio ambiente, pero luego no actúan de acuerdo a sus creencias. Hasta el momento, los estudiosos han argumentado que las personas se enfrentan a esa "disonancia cognitiva" cambiando sus actitudes o sus comportamientos. En otras palabras, en el caso de la carne, o se convencen a sí mismos de que comer carne no es tan malo, o se convierten en vegetarianos.

Sin embargo, este estudio realizado por Evon Scott, graduado del master SAES del ICTA-UAB (y dirigido por el investigador ICREA en el ICTA-UAB Giorgos Kallis y el investigador de la UPF Christos Zografos) parte de la premisa de que las personas tienen razones consistentes para hacer lo que hacen. Para ello, entrevistaron a consumidores de carne del ICTA-UAB e identificaron los diferentes puntos de vista argumentados para explicar por qué comen carne. El estudio Why environmentalists eat meat ha sido publicado recientemente en la revista Plos One.

El razonamiento y discurso principal de los entrevistados es que el cambio vendrá en el futuro desde la política o la tecnología, no desde sus propias acciones. “En otras palabras, no creían que comer o no carne fuera tan importante, dado que el problema radica en el "capitalismo" o en la necesidad de encontrar nuevas tecnologías”, explica Kallis. Otros entrevistados pensaron que el tema era demasiado complejo para que su cambio marcara la diferencia, mientras que otros afirmaron que en teoría tenían que cambiar y convertirse en vegetarianos, pero luego admitieron que disfrutaban demasiado comiendo carne y que no podían abandonarla. Los investigadores concluyen que las personas tienen razones sólidas para sus acciones, o simplemente aprenden a vivir con sus contradicciones.

Para Kallis, este replanteamiento del rompecabezas “actitud-comportamiento” podría extenderse más allá del consumo de carne, a problemas como el cambio climático, donde también muchos piensan de una manera, pero actúan de otra. “Las personas pueden experimentar sus acciones poco sostenibles como coherentes con sus creencias proambientales, sin necesidad de modificar ni una ni otra para reducir la incongruencia, a diferencia de lo que afirmaban estudios previos”, asegura. La gente podría pensar que decir que viaja en avión o no, no supone una gran diferencia ya que el cambio climático es un problema de "capitalismo", "políticos" o podría resolverse en un futuro próximo con nuevas tecnologías.

Aseguran que, si esto es cierto, entonces sería necesaria una política y una estrategia de comunicación diferente para convencer a quienes ya saben que sus acciones tienen implicaciones negativas, pero no creen que cambiar lo que hacen supondrá una diferencia. Esta estrategia debe enfocarse no tanto en informar a la gente sobre el impacto de sus acciones, que ya lo conocen, sino en convencerles de que los cambios en sus acciones individuales pueden ser importantes para cambiar la cultura dominante y las normas de la sociedad, y ser así parte de la transformación política y tecnológica. 
 

Más información:
Scott E., Kallis G., Zografos C. (2019). Why environmentalists eat meat. Plos One
Disponible online https://doi.org/10.1371/journal.pone.0219607

Actividades ICTA